BIBLIA DIARIO VIVIR TAPA DURA

EN STOCK
Autor: Reina Valera 1960
Editorial: Tyndale
Formato: Tapa Dura
Páginas: 1968
ISBN-13: 9781414362014
Precio:
Precio de venta$39.99
Descripción

La Biblia de estudio Diario vivir le provee valiosa información acerca de los principales personajes bíblicos y detalles históricos, geográficos, y cronológicos para que todo lector obtenga una mejor comprensión del contexto en el que fue escrita la Escritura. Este recurso bíblico utiliza la mejor erudición para responder a las dudas que surgen en la vida real, ayudándole a aplicar la Palabra de Dios a cada situación y circunstancia de su vida diaria. Un favorito por muchos años, la Biblia de estudio Diario vivir sigue siendo una de las Biblias de estudio de mayor venta en la actualidad.

La Biblia del Diario Vivir es una de las Biblias de estudio que más se venden hoy en día porque ayuda a la gente a ver cómo las Escrituras están relacionadas con los temas de actualidad. Esta edición de tamaño pequeño le permite disfrutar de las características de gran éxito de la versión del Diario Vivir y la popular Reina Valera 1960. Con más de 10.000 notas de aplicaciones prácticas para su vida cotidiana, esta Biblia lo ayudará a entender las verdades eternas de las Escrituras y aplicarlas a su vida diaria. Los perfiles de las personalidades resaltan importantes personajes bíblicos; las introducciones a los libros proveen estadísticas vitales, perspectivas generales y líneas cronológicas para que el mensaje de cada libro sea claro.
Estas y otras características convierten a esta edición compacta en la Biblia de estudio de más fácil uso en el mercado.

  • Incluye:
    -Introducción a los libros
    -Cronología
    -Notas de perfiles biográficos
    -Bosquejos
    -Megatemas
    -Mapas
    -Cuadros
    -Armonía de los evangelios
    -Índice

 

Menú Principal

Riqueza Espiritual, Sabiduría Divina

(33) Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú.

Marcos 14:36

 

La voluntad de Dios

Desde antes de venir a esta tierra, el Señor Jesús estaba dispuesto a subordinarse a la voluntad de Dios. Dijo: “He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad” (Hebreos 10:7; Salmo 40:7). Cuando vivió aquí, atestiguó: “He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Juan 6:38). Tomó el lugar determinado por Dios y se humilló a sí mismo. En ese camino el Señor Jesús fue hasta la cruz, siendo hecho maldición por aquel cuya voluntad vino a cumplir.

Quien toma un lugar tan humilde, se acarrea el desprecio del mundo. El Señor también se sometió a ese menosprecio. Renunció a todo lo que podría haber sido su voluntad. De antemano sabía que sería abandonado, incluso por sus discípulos, y se sometió a ello. Pero el Padre estaba con él y, para glorificarle, Cristo se hallaba dispuesto a ser abandonado por los seres humanos.

Entonces Dios lo hizo pecado por nosotros. Esto fue lo peor para el Señor Jesús. Se sometió a ello porque no había otro medio para salvarnos. Dios así lo quiso, y finalmente debió desampararle. A nuestro Salvador no le fue concedido ningún alivio o ayuda. En esa hora sólo le quedó la fuerza de su amor por su Padre y por la humanidad. Perseveró hasta que pudo exclamar: “Consumado es”. Había cumplido la voluntad de Dios en todo.

Ahora podemos rendirle loores, con agradecimiento y adoración, por haber expiado nuestros pecados.